viernes, 14 de septiembre de 2007

Chenoa

Dedico este post a mi hija Laura, mi hija Barbara y mi hijo Nacho.

A mi ahijado Cristian.


En el camino de nuestros sueños, por cada paso que avancemos, vamos a tener tristezas, alegrías, amor, odio, admiración, envidia, éxitos, fracasos, aciertos, desengaños, amigos, enemigos, lealtades, traiciones y entre tanto sentimiento y emociones nuestro corazón deberá seguir latiendo. Y para que esto suceda debemos estar de pie en el camino y para estar de pie debemos querernos a nosotros mismos (no de una forma narcisista), ser tolerantes con nuestras malas decisiones, no tener miedo nunca de pedir ayuda y buscar siempre lo que realmente nos gusta hacer y queremos ser. Podríamos decir que el camino nos va preparando para los distintos casting a los que deberemos participar y que cuando llega el momento y nos debemos anotar a uno (por ejemplo, el examen de ingreso a la universidad) nos presentamos con toda nuestra ilusión. Si pudiéramos hacer un vídeo de los momentos de preparación, de las distintas pruebas que hacemos y del instante crucial en el que conocemos si aprobamos o no, ¿no tendría un formato similar al de operación triunfo?. Por esa razón los invito a ver el casting de Chenoa en el 2001 para ingresar a aquel programa y hacer realidad su sueños. Creo que después de ver el vídeo se puede sacar algunas conclusiones positivas para aquellos jovenes que están en estos momentos buscando sus sueños y todavía no ven la luz al final del tunel.

1 comentario:

cristian walter dijo...

Padrino no tenes idea de lo que me hiciste llorar, te quiero muchisimo y te agradezco que me dedicaras este post... LA FAMILIA ESTA Y SIEMPRE VA A ESTAR... TE QUIERO MUCHO MUCHO MUCHO!!!!! Tu ahijado, Cristian.