lunes, 26 de noviembre de 2007

Destino

Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe S.A., Madrid:

Destino

Fuerza desconocida de la que se cree que actúa de forma inevitable sobre las personas y los acontecimientos: para los escritores románticos la fuerza del destino es un motivo literario recurrente.

  1. Desarrollo de los acontecimientos que se considera irremediable y no se puede cambiar:
    este encuentro ha sido cosa del destino.

  2. Uso o aplicación de una cosa para determinado fin:
    el destino de estos ahorros será la casa de la playa.

  3. Punto de llegada al que se dirige una persona o una cosa:
    los pasajeros del vuelo con destino a Praga pueden embarcar por la puerta 7.

  4. Empleo, ocupación:
    ha solicitado destino como médico militar.

  5. Lugar donde se ejerce un empleo:
    tiene un buen destino en Correos.

Nuestro destino desde que nacemos esta fijado, definido, determinado?. Se puede cambiar nuestro destino?. Estoy convencido que nuestro destino esta todo por hacer y que estamos confundidos sobre este tema tan nuestro y existencial, porque los acontecimientos que se producen en nuestro entorno, se mueven de forma rápida y por causa de terceros. Quiero decir, los acontecimientos nos llevan, cuando nosotros deberíamos llevarlos. Más claro, las cosas suceden porque otros las producen y eso nos confunde y nos lleva a creer que nuestro destino esta fijado. Entonces la clave esta en aprender a producir las cosas de nuestro entorno. La pregunta es como?. Aqui van algunas recomendaciones:
  • No dudar de las cosas que queremos hacer o lograr y producirlas.

  • Darnos cuenta que somos importantes en nuestro entorno.

  • Poner nuestra mejor voluntad y mayor esfuerzo para hacer lo que queremos, nadie las hará por nosotros.

  • Producir los acontecimientos en nuestro entorno.

  • Cultivar en nosotros la tolerancia, la honestidad y la humildad, muchas veces estas virtudes nos dará la tranquilidad que necesitamos.

  • Nunca, pero nunca nos engañemos a nosotros mismos.

Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar (Serrat).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes Roberto, soy Sam, y estaba leyendo tu blog, y lo último que escribiste el lunes me recordó muchas de las palabras que tuvimos en aquellos minutos. Me gustaría poder volver a hablar, porque siento que tus palabras son sabias y me hacen pensar... en lo que quiero conseguir en la vida, lo que es importante, lo que debo hacer para conseguirlo... en definitiva, como vivir la vida, con sinceridad y esfuerzo, dando a cada momento su valor real, pero sabiendo que la vida no es un sólo momento, que no nos tiene que marcar para siempre algo que hagamos o nos suceda, sino que la vida es un camino, lleno de bifurcaciones con metas distintas y con millones de puertas que abrir.
Cuidaros mucho. BESOS . SAM

Roberto dijo...

Gracias Sam.
Un hablar con vos. Cuando vuelvas hablamos. Te recomiendo leer mi post siguiente:
http://trueliesmagazine.blogspot.com/2007/05/garabato-una-vida.html

Cordialmente Roberto