domingo, 2 de diciembre de 2007

Ana y Manuel ..Una historia de Amor

¿El destino existe?. Algunos dicen que no creen. Otros que si. Pero generalmente ¿en que Destino creen o no creen?. En el destino como fin de trayecto o en el destino como camino a transitar. Este corto nos cuenta algo sobre el destino como camino por transitar. La dirección de los caminos lo deciden sus protagonistas. Inesperadamente algunas decisiones propias de Ana y otras acciones de terceros producirán una jugada para volver a juntar su camino con Manuel, que habían tomado direcciones distintas. Después de ver este corto deberíamos reflexionar sobre la importancia del cariño de los terceros en el camino que decidimos transitar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes Roberto, le dejo un pequeño comentario:

¿El destino existe? Como fin, sé a ciencia cierta que todos moriremos, porque así es la vida una vez naces, pero tus padres no saben cuando, ni si nacerás...
Con respecto a otras cosas, nadie sabe la resolución de lo que nos rodea, no creo que en cuanto eso haya nada "escrito".
En cuanto al camino a transitar...ante las diversas situaciones de la vida existen reacciones a todo tipo de acciones que nos rodean, de las cuales debemos ser consecuentes, y que deberían ser propias y libres, sin basarlas en rencores o en el pasado, porque sino éste nunca "pasará", no tendremos presente y menos, un futuro sano.
Es obvio que lo que nos rodea, nos influye, nos da otros puntos de vista, que pueden llevarnos a reaccionar de un modo u otro. Al final somos sólo nosotros quien decide, y debemos darnos libertad para "dejar pasar las cosas", ya que el pasado nunca vuelve. Se puede llorar, gritar... pero siempre debemos mirar hacia delante porque sino duele, y es imposible caminar.
Hay que saber mirar alrededor, a "lo otro", a los demás y saber la importancia que tienen, cuidarlos y valorarlos, porque a veces serán los railes del tren que hemos decidido coger en nuestra vida.
Luego hay epocas del año, canciones, palabras... que nos harán mirar atrás, que querremos recuperar, pero ya no es nuestro. Cada día empieza algo nuevo, y las cosas nuevas no se deberían comparar con nada ni nadie, son tal cual son y hay que "dibujar" nuestro mejor día con la tinta del presente.
Y reaccionaremos a nuevas situaciones, lejos del pasado que tal vez nos guien o traigan a nuevos o antiguos caminos, pero siempre será nuestro presente, siempre nuevo, siempre distinto, y dibujado por nuestra propia mano, no por una "X desconocida" llamada "destino"

Sam

Roberto dijo...

No debemos nunca dejar de ser optimistas con nuestros pensamientos y sentimientos. Siempre hay personas que la están pasando peor que nosotros.

Cordialmente Roberto.